Read in English

Aproximadamente mil millones de jóvenes viven en el mundo hoy. Eso significa que una persona de cinco, aproximadamente, tiene entre 15 y 24 años, o que el 18% de la de la población global son jóvenes. Son los futuros líderes del mundo. Nunca había habido tantos jóvenes en el mundo, de ahí que resulta importante que éstos se involucren activamente en la toma de decisiones, es decir que su participación de manera independiente es invaluable. 

Hemos tenido conocimiento de dos iniciativas de jóvenes que trabajan en agua y saneamiento, este año, en el mes de Febrero durante la   1ª Cumbre Mundial sobre No Dejar A Nadie Atrás , el Parlamento Mundial de la Juventud por el Agua desarrolló una declaración mediante la cual   los jóvenes de la red se comprometen a participar. El siguiente extracto resume el espíritu de la declaración

Con el fin de alcanzar el ODS 6 para el año 2030, incentivaremos a los jóvenes para que descubran soluciones innovadoras, y participen en los procesos de toma de decisiones y en la sensibilización sobre los derechos humanos al agua y al saneamiento.

La participación de la juventud también se hizo sentir durante la recién pasada conferencia latinoamericana de Saneamiento, la “ Red de jóvenes por el agua , Centroamérica”, hizo una declaración formal denominada: “ Jóvenes accionando por el Saneamiento para No dejar a nadie atrás”, con el interés de incidir en el cumplimiento de los derechos humanos y la agenda 2030, solicitaron formalmente a los gobiernos una serie de acciones tales como la inclusión en las legislaciones de los países, la planificación, el incremento de esfuerzos, la implementación de mecanismos de rendición de cuentas, de mejoras en la administración de los recursos, el aumento de la inversión  y de los esfuerzos en el uso de soluciones basadas en la naturaleza , el fortalecimiento de organizaciones comunitarias de servicios de agua y saneamiento, entre otras.

Desde Waterlex, agradecemos la iniciativa y consideramos que es indispensable que todos los gobiernos del mundo tomen en cuenta la valiosa contribución que realizan las juventudes, ellos a pesar de ser parte de los que se están quedando atrás por ser minoría,

están dispuestos a aportar su energía, su conocimiento, su entusiasmo, su capacidad de adaptación y de cambio

para ayudar a alcanzar los ODS, y que no quede nadie atrás, después de todo estamos hablando precisamente de su futuro.